Incendio en Discoteca – KISS

Es la tragedia más grande en la historia de ese estado y dejó un saldo de 239 personas muertas y 124 heridos.Es considerado el segundo incendio del país en número de víctimas, sólo superado por la Tragedia del Gran Circo de América del Norte, sucedida en 1961 en Niteroi, donde fallecieron 503 personas. Además, posee características similares con la tragedia de República Cromañón, ocurrida en Buenos Aires, Argentina en 2004. También es la quinta mayor tragedia de la historia de Brasil, la de mayor número de víctimas en los últimos 50 años de ese país, y la tercera en desastres de discotecas en el mundo.

El incendio

En la ciudad universitaria de Santa Maria, a eso de las 23:00 horas del sábado 26 de enero de 2013, abre sus puertas al público una discoteca, o boate en Brasil, llamada Kiss, localizada en el centro histórico de esta ciudad. Santa Maria, una ciudad de 260,000 habitantes, se encuentra a 290 km al oeste de Porto Alegre, en el sur del Brasil, en la región “gaucha” de ese país. Esa noche se había organizado una fiesta llamada “Agromerados” con el apoyo de la facultad de Agronomía y otras más de la Universidad Federal de Santa Maria (UFSM). USFM es la universidad más grande del estado de Rio Grande do Sul, con aproximadamente 25,000 estudiantes. Uno de los actos musicales contratados para esta fiesta era la banda Gurizada Fandangueira, un grupo de música regional brasilera.

A eso de las 02:00 de la madrugada del domingo 27 de enero, la discoteca estaba completamente llena. Varios de los sobrevivientes aseguran que “se podía caminar” pero había que pedir permiso para poder avanzar. Se estima que en el momento de la tragedia, según el informe final de la 1ª Delegada de la Policía de Santa María publicado el 22 de marzo de 2013, se encontraban entre 1,000 y 1,500 personas en la discoteca. El especial de televisión llamado “Tragedia en Santa María” difundido por Discovery Channel el 27 de abril de 2013 establece que la ocupación de la boate era de 1,061 personas y la capacidad máxima permitida por los bomberos en esta discoteca era de 691 personas. Debido a que esa semana la USFM se encontraba en receso, no muchas discotecas abrieron sus puertas ese fin de semana, pero la Boate Kiss abrió esa noche, ya que era una de las discotecas “de moda” entre los estudiantes Santamarienses.

A las 03:00 de la mañana Gurizada Fandangueira inicia su actuación musical. Quince minutos después es disparado un artefacto pirotécnico, a control remoto, que el cantante llevaba en su mano izquierda protegida por un guante. El artefacto de unos 7 cm (2.5 pulgadas) de altura, llamado comercialmente Sputinik, es diseñado para uso en exteriores. El cantante mueve su brazo hacia arriba y en ese momento el fuego artificial proveniente del artefacto pirotécnico impacta la espuma de poliuretano expandido que había sido instalada en el techo del escenario para atenuar el sonido, y rápidamente le prende fuego.

La banda deja de tocar y en medio de la confusión un empleado de seguridad, al ver el incendio, trata de apagarlo con un extintor. Pero el extintor no funciona y el auditorio lo abuchea. En ese momento, el empleado de seguridad describe el incendio como un pequeño incendio de más o menos un metro de longitud. En seguida la gente que está frente al escenario trata de ayudar arrojando agua al incendio. Cuando el empleado de seguridad se da cuenta que no se lo podía apagar, el fuego ya impactaba casi todo el largo del escenario; usando el micrófono de la banda, les pide a los ocupantes de la pista de baile que evacuen. Sin embargo, este aviso solamente alcanzan a escucharlo la gente que está oyendo el concierto en la pista de baile, pero no los cientos de ocupantes en los otros ambientes de la discoteca.

Las personas que presenciaron el incendio, quienes estaban en la pista de baile, así como los integrantes de la banda, se dirigen inmediatamente a la puerta principal. Pero ahí son retenidos momentáneamente por dos empleados de seguridad. Luego de los gritos y protestas de estas personas, la seguridad del lugar libera las salidas. Ya para ese momento se había formado un cuello de botella en la única puerta de evacuación. Desafortunadamente muchos jóvenes que estaban en otras partes de la discoteca, todavía no se habían percatado que había un incendio. Los sobrevivientes mencionan que al cabo de dos a tres minutos la discoteca se había llenado de humo. Durante los dos primeros minutos se pierde el fluido eléctrico y todo queda en la oscuridad. La discoteca no tenía señalización con carteles iluminados o luces de emergencia.

Al formarse un cuello de botella en la salida principal, por el número de personas que tratan de evacuar simultáneamente, mucha gente decide entrar a los baños que prácticamente son adyacentes a la salida principal pensando que por ahí se puede salir también. Los sobrevivientes mencionan que desde los baños emanaba una luz verde, la cual posiblemente alguien pudo confundir con un cartel de evacuación. Una persona pudo haber mencionado “por aquí hay una salida” y en medio de la confusión muchos pudieron haberlo seguido. Los baños son un callejón sin salida donde una vez que se entra es muy difícil retroceder impedido por el grupo de personas que venían detrás tratando también de entrar. La principal sorpresa para los bomberos que respondieron a esta tragedia la encuentran al entrar a estos baños donde descubren más de 100 muertos.

Inmediatamente después de que llegan los llamados a la Central de Bomberos de Santa Maria, a las 03:17 de la mañana se despacha una unidad de extinción de incendios y otra de rescate con 10 bomberos en total, que salen desde la Estación Regional de Bomberos #4 de esta ciudad, a 2 km de la discoteca. Dependiendo de la fuente, entre cinco y siete minutos más tarde los bomberos ya están en frente de la discoteca. Cuando los bomberos entran al lugar, unos buscan el foco del incendio y encuentran que éste ya se había auto-extinguido. Otros buscan sobrevivientes, pero ya es muy tarde. No por el tiempo de respuesta de los bomberos, sino más bien por la velocidad en que se desarrollan este tipo de incendios. A los bomberos también les llama la atención el sonido incesante de llamadas a los celulares de las víctimas. Los bomberos encuentran el edificio lleno de humo, un humo denso y negro. Más o menos a las 04:00 de la mañana se inician las labores de salvamento.

La discoteca solo estaba protegida por extintores. No habían rociadores automáticos, sistemas de detección y alarma, carteles iluminados de señalización, iluminación de emergencia, o gabinetes de mangueras.

Según las destrezas policiales, a finales del 2011, la espuma de poliuretano expandido fue instalada para solucionar problemas de reverberación del sonido (eco) dentro de la discoteca. Esta espuma se instaló en el techo del escenario y en las paredes de las casillas de pago. De acuerdo a las investigaciones de la policía, esta espuma de poliuretano no había sido tratada con retardantes al fuego.

El poliuretano es un recubrimiento muy combustible que al entrar en pirólisis y por tener nitrógeno emana ácido cianhídrico (HCN), llamado también cianuro de hidrógeno, cianato, o ácido prúsico, el cual es altamente tóxico. Su olor no es fuerte, parecido al de almendras amargas y es un toxón de acción muy rápida. El ácido cianhídrico es 25 veces más tóxico que el monóxido de carbono (más información puede ser obtenida en las páginas 6-16 en la quinta edición en español del Manual de Protección Contra Incendios de la NFPA), el producto de combustión más común en los incendios. El ácido cianhídrico es un gas narcótico y asfixiante, que inhibe la respiración a nivel celular, y produce la muerte por paro respiratorio. Es muy letal, solo con una exposición a 181 partes por millón en 10 minutos es fatal. Los estudios forenses encontraron que el ácido cianhídrico fue la causa principal de muerte de las víctimas de este incendio.

 

 

             

 

           

 

 

 

 

 

 

           

 

 

 

 

 



Fecha:27 de enero de 2013
Hora: de 2:30 hasta 5:00 horas UTC-2
Causa:Uso de fuegos artificiales dentro de un recinto cerrado (el objeto pirotécnico habría sido lanzado por la banda que estaba en la discoteca).

Lugar: Club nocturno Kiss, Santa María, Río Grande del Sur, Brasil
Tipo: Incendio por pirotecnia



Fuentes
Fotos y artículos tomados de los siguientes links:

firestation.wordpress.com
Por Jaime A. Moncada, PE

articles.sun-sentinel.com
Por Ana Flor


Wikipedia

 

ALLEN PARK, Mich. -- Periodically during training camp and then on Saturdays during the regular season, we’ll answer at least one of your questions in a weekly mailbag. Golden Tate III Jerseys This is an interesting question because so much goes into it for the Detroit Lions running back. Marvin Jones Jr Jerseys Start here, that the Lions have never had a strong running game under Jim Caldwell. Caldwell has never had a run game in the top half of the league in his time as a head coach in Indianapolis and Detroit or as an offensive coordinator in Baltimore.

With that knowledge, set expectations accordingly. That said, Ameer Abdullah is in a good spot with the Lions. Matthew Stafford Jerseys He clearly is the team’s No. 1 running back and should get almost all the work on early downs with Theo Riddick being a pass-catching specialist and Zach Zenner having more of a goal-line presence. Ameer Abdullah Jerseys Dwayne Washington is a wild card, but at this point Abdullah is the better player -- and it isn’t close. From what I’ve seen from Abdullah, the Lions should be pleased with what they have. He has looked sharp throughout training camp and appears to have retained the speed and agility that made him an intriguing back before his foot injury.

With all of that knowledge, I’m going to make a bold prediction: If Abdullah stays healthy for all 16 games this season (or even if he plays 15), he ends up as the team’s first 1,000-yard rusher since Reggie Bush in 2013. Barry Sanders Jerseys Not going to say he’s going to go much over 1,000, and I think his touchdown numbers could be low because of Riddick as a pass-catcher and Zenner or Washington as a bigger option, but the yardage and volume should be there for Abdullah. That said, if you're looking for a true over/under line, I would probably be safe setting it at 750 yards (which I think he'll be way over). If Abdullah averages 15 carries a game -- and that’s fairly reasonable -- he would have 240 carries over 16 games. At that rate, he would have to average 4.17 yards per carry to reach 1,000 yards.