Incendio en Edificios Altos

Entre los años 2007-2011, un estimado de 15.400 incendios en estructuras de edificios altos fueron reportados por año, con pérdidas asociadas a 46 muertes de civiles, 530 personas heridas y 219 millones de dólares en daños directos a la propiedad por año. Un estimado de 3 % de todos los incendios reportados entre el 2007-2011, fueron en edificios altos.

Las tendencias en incendios de edificios altos y pérdidas asociadas (inflación ajustada por daño a la propiedad) están claramente abajo, pero la mayor reducción después de 1998 parece ser debido al cambio de la Versión 5.0 NFIRS (National Fire Incident Reporting System), que cambia estimaciones para bajar niveles y parecer ser más exactos.

Cuatro clases de propiedades representan la mitad de incendios en edificios altos: apartamentos, hoteles, oficinas e instalaciones para el cuidado de enfermos. Entre 2007-2011, en estas cuatro clases de propiedades combinadas, había 7,700 incendios reportados en estructuras de edificios altos por año y 27 muertes de civiles asociadas, 370 personas heridas y 92 millones de dólares en daños directos a la propiedad por año. El promedio de daños a propiedades es inflado debido a un incendio en el 2008 de un hotel, cuya pérdida fue de 100 millones de dólares, proyectado a casi 40 millones de dólares por año en el análisis.

Este informe enfatiza en estas cuatro clases de propiedades. Algunos otros usos de propiedades tales como tiendas y restaurantes, pueden representar sólo un solo piso de un edificio alto que principalmente son empleados para otros usos. Algunas propiedades usadas como Silos y fábricas, pueden ser tan altos como un edificio alto, pero sin un número largo de pisos separados. Por esta razón, los cuatro grupos de uso de propiedades listados anteriormente, definen la mayor parte de los edificios en los que pensamos como edificios altos, y sus incendios vienen a ser lo más cercanos a la definición qué pensamos como el problema de incendios en edificios altos.

El uso de sistemas de regaderas automáticas y equipos de detección de incendios es más alto en edificios altos que en otros edificios, para cada grupo de uso de la propiedad. Aún así, considerando las extensivas exigencias en NFPA 101 ®, el Código de Seguridad de Vida, para incendios y seguridad de la vida, tanto en edificios altos nuevos como en edificios existentes, las conclusiones en este informe sugiere que haya vacios todavía principales, particularmente en la adopción y ejecución de las provisiones que requieren adecuados sistemas de regaderas automáticas y otros sistemas de seguridad para la vida en edificios altos existentes. NFPA 1 ®, el Código de Fuego, tiene las exigencias adecuadas para un sistema de regaderas.

Esto tiene implicaciones para funcionarios públicos y ciudadanos ordinarios en cualquier ciudad. Los funcionarios públicos deberán asegurarse de tener las últimas ediciones de NFPA 1 ®, el Código de Incendios, y NFPA que 101 ®, el Código de seguridad de la Vida, son los adecuados y los códigos que ellos tienen son apoyados por códigos eficaces, incluyendo la revisión del plan y los procesos de inspección, tanto para la nueva construcción como para la supervisión continua del cumplimiento de códigos en edificios existentes. El público puede tomar la responsabilidad de su propia seguridad insistiendo que sus funcionarios públicos tomen estos pasos. Como en tantas áreas de seguridad de incendios, sabemos que hacer, pero todavía tenemos que hacerlo.

La tendencia había sido hacia una pequeña parte de incendios, comenzando por los reportados cada año como los ocurridos en edificios con construcción resistente al fuego, ambos para edificios altos como otros, con una disminución más dramática en instalaciones para el cuidado de enfermos. Esta disminución estadística podría reflejarse por todo o alguno los siguientes: (a) un cambio en la construcción entre los dos tipos de códigos permitidos, del Tipo I (442 o 332) la construcción, que es un código de resistencia al fuego, tipo II (222) construcción, que es el código como protege los no combustible, (b) un cambio de alternativa aceptable en diseños usando más regaderas y menos construcción resistente de fuego; o (c) bastante sucesos en contener incendios que una fracción creciente que nunca será reportada al cuerpo de bomberos, porque los incendios son cogidos y controlados temprano por sus ocupantes.

La mayor parte de incendios de edificios altos comienzan en pisos no más altos que el sexto. La fracción de incendios en edificios altos en 2007-2011 comenzaron sobre el séptimo piso o más alto fue el 37 % para apartamentos, el 28 % para hoteles y moteles, el 19 % en instalaciones para el cuidado de enfermos, y el 36 % para edificios de oficinas. El riesgo de incendios comienza a ser mayor sobre los pisos inferiores para apartamentos, hoteles y moteles, e instalaciones para el cuidado de enfermos, pero mayor sobre las primeras plantas para edificios de oficinas.

Los Apartamentos en edificios altos tienen una probabilidad ligeramente más grande de incendios originados en medio de la salida que en edificios bajos (el 3 % contra el 2 %). La misma probabilidad es realmente de hoteles (el 6 % contra el 4 %) pero no de instalaciones que se preocupan por el cuidado de los enfermos (ambo el 4 %), En oficinas (el 3 % contra el 6 %), las diferencias de porcentajes están en la dirección opuesta, lo que quiere decir que los edificios altos en aquellas propiedades tienen una más pequeña parte de sus incendios que provienen en el medio de salida. En las cuatro clases de propiedades, las diferencias son tan pequeñas que uno puede decir que no hay pruebas que los edificios altos tienen un problema más grande con fuegos que comienzan en el medio de salida.

Autor:

Fire Analysis and Research Division, National Fire Protection; John R. Hall, Jr.; September 2013

 

ALLEN PARK, Mich. -- Periodically during training camp and then on Saturdays during the regular season, we’ll answer at least one of your questions in a weekly mailbag. Golden Tate III Jerseys This is an interesting question because so much goes into it for the Detroit Lions running back. Marvin Jones Jr Jerseys Start here, that the Lions have never had a strong running game under Jim Caldwell. Caldwell has never had a run game in the top half of the league in his time as a head coach in Indianapolis and Detroit or as an offensive coordinator in Baltimore.

With that knowledge, set expectations accordingly. That said, Ameer Abdullah is in a good spot with the Lions. Matthew Stafford Jerseys He clearly is the team’s No. 1 running back and should get almost all the work on early downs with Theo Riddick being a pass-catching specialist and Zach Zenner having more of a goal-line presence. Ameer Abdullah Jerseys Dwayne Washington is a wild card, but at this point Abdullah is the better player -- and it isn’t close. From what I’ve seen from Abdullah, the Lions should be pleased with what they have. He has looked sharp throughout training camp and appears to have retained the speed and agility that made him an intriguing back before his foot injury.

With all of that knowledge, I’m going to make a bold prediction: If Abdullah stays healthy for all 16 games this season (or even if he plays 15), he ends up as the team’s first 1,000-yard rusher since Reggie Bush in 2013. Barry Sanders Jerseys Not going to say he’s going to go much over 1,000, and I think his touchdown numbers could be low because of Riddick as a pass-catcher and Zenner or Washington as a bigger option, but the yardage and volume should be there for Abdullah. That said, if you're looking for a true over/under line, I would probably be safe setting it at 750 yards (which I think he'll be way over). If Abdullah averages 15 carries a game -- and that’s fairly reasonable -- he would have 240 carries over 16 games. At that rate, he would have to average 4.17 yards per carry to reach 1,000 yards.